NOVEDADES

II Cohorte de Residencias en Preservación Documental se inició en la Biblioteca Nacional de Venezuela

Este programa  contribuye con la preservación y conservación de la memoria documental de la región.

La Sala Manuel Segundo Sánchez de la Biblioteca Nacional de Venezuela sirvió de aula inicial para los participantes de la II Cohorte del programa de Residencias teórico-prácticas, en Preservación y Conservación Documental, dirigido a responsables del mantenimiento de fondos documentales de las instituciones participantes, como la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña de República Dominicana, la Universidad Francisco de Miranda de Coro, estado Falcón, el Museo del Teclado y el Colegio Universitario Francisco de Miranda, entre otros.

Estas residencias constituyen un escenario de formación académica novedoso, en el cual el Archivo General de la Nación y la Biblioteca Nacional de Venezuela, conjuntamente con su Centro Nacional de Preservación, con 30 años de experiencia y reconocimiento por parte de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios e Instituciones – Programa Central para la Preservación y la Conservación, (IFLA-PAC); incorporan a los profesionales de otras instituciones a que se integren de manera teórica y práctica, en las tareas propias de la preservación y la conservación documental, desde el diagnóstico hasta la restauración, con el acompañamiento personalizado de los especialistas de dicho Centro.

Milagros Calderón, Coordinadora del Comité Técnico Académico de la Biblioteca Nacional del país, fue la encargada de dar la bienvenida e informar a los residentes las características del Programa; que contempla cuatro módulos, a saber: I Principios Teóricos de la Preservación Documental, II Preservación en Sitio, III Preservación de Colecciones y IV Conservación de Colecciones; y los conminó a ir preparando desde un primer momento la presentación de su proyecto final, a través de fotografías o cualquier recurso que les permita demostrar los conocimientos y técnicas adquiridas; así como también, el antes y el después de un documento intervenido para su preservación.

Igualmente, consideró importante señalar que esta primera residencia, cuya primera cohorte se llevó a cabo entre abril y junio pasado, forma parte de un conjunto de estudios que serán acreditados a un futuro postgrado en Preservación Documental dirigido a profesionales vinculados directamente con esta área, a fin de formar una red de expertos, que puedan dar respuesta a la ingente necesidad que existe en Venezuela y en toda la región de contar con especialistas en la preservación documental, por lo que saludaban de manera especial la presencia de tres compañeros de la Biblioteca Nacional de República Dominicana.

Por su parte, Graciela Mascareño, jefa de la División de Conservación de Colecciones y técnico especialista en preservación documental, explicó que cuentan con 10 residentes que atenderán individualmente a cada participante, como un tutor o guía en su aprendizaje; “Esta atención personalizada, obedece a que en la enseñanza en conservación no existen recetas, cada documento debe tratarse de manera particular, de acuerdo con el daño que presente el material”.

Igualmente, aseguró Mascareño, que la primera experiencia les permitió realizar algunos ajustes metodológicos, pero que los contenidos fueron cuidadosamente seleccionados y se mantienen iguales. “Estamos muy contentos porque hemos podido constatar que los residentes de la primera cohorte, están poniendo en práctica los conocimientos adquiridos, nos mantenemos en contacto con ellos y permanentemente nos realizan consultas sobre los trabajos que están desarrollando”.

De igual manera, Belyamira Mantilla, docente y especialista del Centro Nacional de Conservación, señaló que con esta segunda cohorte tienen previsto subir el nivel de complejidad de los trabajos a realizar, y ampliar los espacios del taller para poder trabajar con mayor comodidad.

En ese sentido, vale destacar que José Torres, funcionario responsable del área de conservación del Archivo General de la Nación, quien formó parte de la primera cohorte, fue llamado por los especialistas del Centro, a fin de que se incorporara a apoyar al equipo docente. “Aquí no sólo adquirí conocimientos sino nuevos amigos y compañeros con quienes puedo compartir e intercambiar conocimientos de manera permanente, por eso estoy muy agradecido con la Biblioteca Nacional por haberme dado esta oportunidad, que para mi dice mucho, porque eso evidencia que confían en mi trabajo y en mi persona, y estoy seguro de que voy a seguir aprendiendo mucho con los nuevos participantes... en este primer módulo voy a presentar una ponencia sobre mi experiencia en mudanza de colecciones”.

Por su parte, Laura Bonilla Pérez, encargada del departamento de preservación, Joaquin Morla Caro, encargado del departamento de encuadernación y Carlos Peña Núñez, técnico de encuadernación y artes gráficas de la Biblioteca Nacional de la República Dominicana, llegaron con muchas expectativas y deseos de aprender todo cuanto les sea posible, para poder multiplicar esta experiencia y aprendizajes en su país, a la vez que agradecieron el apoyo de su Director General Diómedes Núñez Polanco y de Humberto González, Director General de la Biblioteca Nacional de Venezuela, por haberles brindado esta importante oportunidad de formación.

Oraima Oliveros, Coordinadora de Documentación en el Museo del Teclado, adscrito a Fundarte, llegó con el entusiasmo de aprender todo lo necesario para poder preservar el material existente en esa institución, especialmente las partituras de piano; mientras que Daysi Mendoza, obrera de la Universidad Francisco de Miranda en Coro, constituye un ejemplo a seguir; ya que acaba de graduarse en dicha casa de estudios como licenciada en Conservación y Restauración de los Bienes Culturales y desea continuar formándose para aspirar a un cargo en la Biblioteca de la UNEFM.

Finalmente, Milagros Calderón informó que está previsto que esta segunda cohorte presente sus trabajos finales el viernes 7 de diciembre. No podemos perder ni un solo día y el horario de salida muchas veces habrá que extenderlo –enfatizó- Contamos con 10 participantes cuyas experiencias son muy disímiles, lo cual coadyuvará a que esta nueva experiencia resulte muy enriquecedora; de cualquier manera, este es un programa para ganar y ganar; ya que mientras atendemos las distintas colecciones de la Biblioteca Nacional, cumplimos con nuestro compromiso de compartir la experiencia adquirida durante años en esta área, y como centro regional, estamos creando la Red de especialistas en Preservación y Conservación Documental y los participantes adquieren un conocimiento que pueden implementar y multiplicar en sus distintas instituciones.

Sitio Web de la Biblioteca Nacional de Venezuela
http://www.bnv.gob.ve/desplegar_noticia.php?id=984